Evangelio de San Juan según la enseñanza de Seicho-No-Ie

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Evangelio de San Juan según la enseñanza de Seicho-No-Ie

Mensaje  Hio el Miér Ago 04, 2010 1:50 am

[…] En Seicho-No-Ie explicamos el Kojiki (N. de la T.: Mitología japonesa), la Biblia y las escrituras budistas, por que Seicho-No-Ie no es una entidad sectaria; ella predica que todas las religiones, en su esencia, se identifican. Por eso, tanto los fieles del sintoísmo como los del cristianismo y los del budismo nos buscan para pedirnos orientación. Creo que entre los solicitantes, algunos vienen con la intención de aprender alguna fórmula secreta para curar las enfermedades, pero no enseñamos nada de eso. Los orientadores hablan de hechos comunes y naturales. Algunos pueden sentirse decepcionados, pero en los hechos ordinarios y naturales se encuentra el secreto para que nuestra vida sea feliz y la enfermedad desaparezca.
Muchas personas todavía no se dan cuenta de esto. Por ejemplo, por más que el Sol brille, si permanecemos con los ojos cerrados, no será posible ver la claridad. Hay persoas que piensan que la luz artificial es más clara que los rayos solares, pues al encender la lámpara, tienen la impresión que su luz es más fuerte que la natural. Pero en realidad, la luz natural es mucho más fuerte que la artificial. La fuerza vital que nos vivifica se encuentra en la luz solar y no en la artificial. Las cosas artiiciales funcionan hasta cierto punto. Me gustaría que comprendiesen que la verdadera fuerza vital se encuentra en la luz natural, por eso Seicho-No-Ie no utiliza métodos de curación como la imposición de las manos, emisión del Kiai o de alguna fuerza sobrenatural. no enseñamos tales métodos ni decimos que un talismán que se cuelga como un collar sea efectivo para la cura espiritual. Enseñamos la esencia de todas las religiones y como resultado, la curación se produce naturalmente, porque en la esencia todas las religiones hacen que la Vida individual se vuelva a unir con la Gran Vida del universo. No es el religioso que sana la enfermedad. Seicho-No-Ie explica que, como la enfermedad es el resultado de la ruptura de la unión de la Vida individual con la Gran Vida del Universo, desaparece, cuando se restablece esa unión.

En el principio existía el Verbo,
el Verbo estaba con Dios,
y el Verbo era Dios.
Él estaba en el principio con Dios.
Todas las cosas fueron hechas por él.
Y sin él nada fue hecho.
En él estaba la vida
y la vida era la luz de los hombres
y la luz resplandece en las tinieblas,
y las tinieblas no la recibieron.

(Juan 1, 1-5)

Estas son las primeras palabras que encontramos en el Evangelio según San Juan. Entre los cuatro evangelios, este es el más espiritual y el que mejor refiere la Imagen Verdadera. Los otros evangelios comienzan hablando de asuntos materiales y carnales, pro ejemplo, citan quienes eran los padres carnales de Jesús y describen su árbol genealógico. Pero el Evangelio de San Juan comienza hablando lo que es le Verbo, lo que es Dios, lo que es la Vida y lo que es la Luz. Las explicaciones que contiene son semejantes a las que damos en Seicho-No-Ie. Naturalmente, que en función de la actitud mental con que se realiza la lectura, puede ser interpretado de forma totalmente diferente a la enseñanza de Seicho-No-Ie. Pero como la armonía es muy importante para la religión, Seicho-No-Ie enseña la Verdad común a todas las religiones, diciendo que cualquiera que sea la doctrina de una religión, en la esencia, la Verdad es la misma; y así trata de poner fin a todas las discordias que existen entre las religiones. Sería conveniente que estuviesen conscientes de esto.
Hoy esclareceré que el Verbo (palabra) es Dios. Por eso haré una introducción sobre el poder espiritual de la palabra.
Desde la antiguedad, Japón es considerado un país bendecido por el poder espiritual de la palabra, y su pueblo valora mucho este poder. Los japoneses tenían mucho cuidado con las palabras que proferían y trataban de no pronunciar las palabras negativas. Cuando por descuido expresaban estás últimas, provocaban un transtorno en el Universo, entonces, ellos las purificaban a través de las palabras positivas contenidas en el Norito. Norito significa palabras de bendición. Los japoneses de aquel entonces no reconocían los aspectos negativos manifestados. Emitían palabras positivas de bendición diciendo: "Todo es Bueno" y purificaban el Universo.
En el trecho bíblico: "el Verbo (palabra) es Dios", el "Verbo" significa vibración de la Vida...
avatar
Hio
Admin

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 20/06/2010
Edad : 23
Localización : Lima - Perú

Ver perfil de usuario http://http.//nozominotsuki.activo-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.